domingo, 10 de febrero de 2013

ecosistema de bosque seco en colombia

ECOSISTEMAS DE BOSQUE SECO EN COLOMBIA


QUE  ES UN BOSQUE  SECO

 Esto bosques tienen como característica principal la escasa cantidad de lluvia que reciben (sólo durante los meses de diciembre hasta marzo), por lo cual también son conocidos como ‘bosques estacionalmente secos. A pesar de su apariencia, la flora y fauna de este ecosistema es diversa y sobretodo muy especializada a las condiciones extremas de aridez. En general los bosques secos se distribuyen desde el nivel del mar hasta los 1600 msnm.

La mayoría de los ecosistemas secos pasan inadvertidos ante el observador común, que los ve como simples matorrales o bosques sin importancia. Cuando se piensa en biodiversidad siempre llegan a la mente imágenes de selvas y bosques tropicales, pero los ecosistemas secos también cumplen un papel vital en el equilibrio ecológico.

DONDE SE ENCUENTRAN

En el mundo la situación no es la mejor, en la actualidad solo queda el 1.5 por ciento de la cobertura original. En Colombia el área protegida de ecosistemas secos por el Sistema Nacional de Parques Nacionales es solo del 0.8 por ciento. “Eso no es nada, hay todo un trabajo por delante para aumentar las áreas resguardadas y crear corredores biológicos que conecten los pequeños reductos que quedan”.

Los ecosistemas secos incluyen los bosques secos tropicales, por ejemplo, los que se observan en el recorrido en carretera entre Bogotá y Melgar; también en los costados de las vías de la costa Atlántica, en los recorridos hacia Cartagena, Barranquilla y Santa Marta (se incluyen los del Parque Tayrona); además, los matorrales muy secos donde hay cactus. Los sistemas secos alto andinos como los de Villa de Leyva (Boyacá), toda la parte del Altiplano cundiboyacense, los desiertos como el de la Tatacoa (Huila) y La Guajira.

“Estos espacios naturales tienen muchos bienes y servicios ambientales. En estos ecosistemas existe una alta variedad de especies maderables que se están extinguiendo. Son sitios que tenemos que repoblar para tener bosques sostenibles. Los suelos de estos bosques secos son muy fértiles. Hay muchas especies vegetales que son endémicas. Para completar, vive una alta variedad de especies medicinales que poco se conocen”.

BIODIVERSIDAD

Con el término biodiversidad se designa el conjunto de formas de vida —organismos vivos de cualquier fuente— que se encuentra en una determinada área de nuestro planeta. Las selvas tropicales húmedas y muy húmedas representan, por antonomasia, los ecosistemas terrestres donde habita la mayor cantidad de especies de plantas y animales de todo el globo; por esta razón, dichas formaciones vegetales se han constituido en el patrimonio natural y en la fuente de la biodiversidad de muchos países tropicales. En los bosques secos tropicales la diversidad es menor debido a que el estrés ambiental aumenta con la inestabilidad estacional, de modo que una menor cantidad de plantas y animales genera mecanismos que contribuyan a la estabilidad interna del ecosistema, para hacer frente a las agresiones del medio.

Aunque las especies de los bosques secos tropicales constituyen alrededor de la mitad de las de las selvas húmedas de regiones cercanas, no por ello esta formación vegetal deja de figurar entre los ecosistemas más biodiversos del planeta. En un décimo de hectárea de la selva amazónica es posible encontrar entre 100 y 140 especies distintas de árboles, mientras que en un área equivalente en un bosque seco de la región Caribe de Colombia se encuentran entre 50 y 70 y en un bosque maduro de latitudes templadas de Europa central o Norteamérica, el número de especies arbóreas no sobrepasa las 20. La diversidad biológica de los bosques secos tropicales cobra mayor relevancia si se considera que muchas plantas y animales son exclusivos de estos ecosistemas y que, en muchos casos, este es el único hábitat para un considerable número de especies endémicas de una región particular. Las sorprendentes adaptaciones que han desarrollado los organismos que los habitan, particularmente las plantas, para desarrollarse en ambientes con una marcada estacionalidad hídrica, es el resultado de millones de años de evolución que propiciaron la creación de múltiples especies y generaron un hábitat de suma importancia para las aves migratorias que encuentran allí refugio y alimento.

Los bosques secos tropicales más diversos del mundo son los americanos, seguidos por los indomalayos; los africanos por lo general son menos ricos, posiblemente debido a la extinción de muchas especies durante los episodios secos de la historia de esa región.

La elevada diversidad de los bosques tropicales parece tener distintas causas. Por una parte, los climas cálidos que se presentaron en la Tierra antes de la expansión de las condiciones secas y frías de las épocas Terciaria y Cuaternaria, pudo haber promovido la acumulación de especies adaptadas a la sequía en las regiones tropicales a lo largo de su historia.

Toda nueva especie debe poder encontrar un vacío en el ecosistema sin desplazar a otra previamente existente; de lo contrario, lo ganado en especiación se perdería en extinción, ¿cómo es posible entonces que, en un ecosistema aparentemente copado, sin vacíos o nichos ecológicos disponibles, la especiación haya inclinado la balanza a su favor? Entre las hipótesis que se han postulado para dar explicación a este interrogante están:
  • La abundancia de árboles de varios tamaños promueve una gran heterogeneidad estructural, la cual, a su vez, permite la presencia de una mayor cantidad de especies que pueden ocupar los estratos intermedios — intersticiales—.
  • La inestabilidad en los procesos de silvigénesis y sucesión-regeneración, hace que el bosque esté conformado por un mosaico de parches con comunidades vegetales en diferente estado de sucesión, cada uno con sus especies propias.
  • Las contracciones y expansiones que experimentaron los bosques tropicales debido a las glaciaciones e interglaciales del Cuaternario, hicieron que muchos de ellos quedaran aislados y en cada uno se dieran procesos de especiación relativamente independientes.
A pesar de que las estadísticas que existen sobre la cantidad de animales y plantas que viven en los bosques secos tropicales, provienen de inventarios localizados y generalmente parciales, que no admiten hacer generalizaciones, algunas cifras bien documentadas permiten dimensionar y valorar la biodiversidad que alojan. Se estima que alrededor de 13.000 especies diferentes de insectos, 75 de anfibios y reptiles, 175 de aves residentes y 115 de mamíferos, viven en las 11.000 has de bosque seco del Parque Nacional Santa Rosa en Costa Rica, donde también se han contabilizado casi 700 especies de plantas que producen flores. En los remanentes de bosque seco tropical en Colombia se han encontrado hasta 123 especies diferentes de hormigas, 32 de escarabajos estercoleros, 13 de anfibios, 14 de reptiles, 131 de aves y 21 de murciélagos, además de monos, felinos, roedores, armadillos, osos perezosos y venados.

Debido al avanzado estado de fragmentación, la composición de especies, tanto faunística como florística, suele ser muy variable entre un parche de bosque seco tropical y otro. Como es de esperar, el tamaño del bosque es directamente proporcional a la cantidad de especies que lo habitan. Sin embargo, se observan ciertas tendencias comunes en cuanto al parentesco de los organismos propios de este tipo de formación vegetal. En casi todos los bosques secos del mundo predominan árboles que pertenecen a unas pocas familias; se destacan las leguminosas, como el trupillo, el dividivi y el ébano, seguidas por las bignoniáceas, de la que hacen parte el lumbre, el guayacán o roble y el totumo, las sapindáceas, como el mamoncillo, y las bombacáceas o ceibas. Las palmas, en general, no están bien representadas, aunque hay especies que son frecuentes en algunas áreas del sotobosque.

El bosque seco tropical ha proporcionado hábitat para muchas especies utilizadas por el hombre desde tiempos inmemoriales. Se encuentran, para mencionar sólo algunas, plantas forrajeras y ornamentales como el matarratón y el carbonero; frutales como el jobo, el caimito y el mamoncillo; maderas finas como el guayacán, las ceibas, el caracolí y el samán y hasta materia prima para la confección de herramientas y recipientes, como el totumo.

El bosque seco tropical constituye un verdadero banco genético en situó que apenas empieza a ser descubierto; las especies que se encuentran en estos hábitat pueden dar origen a diversos productos farmacéuticos y ser fuente de nuevos recursos genéticos y productos forestales no maderables como resinas, frutas, hongos y pienso para animales. Sin embargo, no hay que olvidar que la supervivencia de muchas especies consideradas actualmente amenazadas y en peligro de extinción, depende de que el tamaño, la estructura y la integridad de este ecosistema se mantengan.
 
 

IMPORTANCIA Y VALOR DEL BOSQUE SECO

Debemos salvar el bosque tropical seco debido a su vulnerabilidad,por las amenazas que enfrenta y por su BIODIVERSIDAD especializada. Desde  el punto de vista de la biología se pueden dar cinco principales razones para esforzarse en su restauración y conservacion:



  • La escasez de agua en la estación sin lluvia.
  • Los  grandes mamíferos que lo habitan  requieren  grandes áreas  de territorio para mantener poblaciones saludables.
  • Se debe proteger las rutas de migracion  hacia zonas húmedas en el periodo seco.
  • Se necesita una área grande y continua de bosque seco para minimizar el impacto de actividades agrícolas desde sus limites hacia el interior. 
  • Se requiere un territorio grande para asegurar  la existencia de los diferentes tipos de hábitat que lo componen.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada